¿Es obligatorio ir a trabajar cuando hay riesgos graves por lluvias?

LAS EMPRESAS PUEDEN SER SANCIONADAS CON HASTA 187.525 EUROS

Con la llegada del invierno y las primeras lluvias copiosas se suceden determinadas circunstancias que muchas veces nos hacen más difícil acudir o incluso desarrollar nuestra actividad laboral. De hecho, en estas primeras semanas invernales, gran parte de España se ha visto sacudida por un temporal que ha dejado múltiples inundaciones e innumerables daños materiales.

 

La pregunta que muchos trabajadores se hacen a raíz de este tipo de situaciones es: ¿Estamos obligados a ir a trabajar cuando existe un importante riesgo por causa de la lluvia? Pues la ley de prevención de riesgos laborales es bastante clara al respecto y aunque muchos ciudadanos lo desconozcan, están más que protegidos en este aspecto.

 

Si nos encontramos en el trabajo y a causa de las condiciones meteorológicas percibimos que existe un importante riesgo, la ley de prevención de riesgos laborales indica en su artículo 21 que los trabajadores pueden "interrumpir su actividad y, si fuera necesario, abandonar de inmediato el lugar de trabajo". Aunque en principio esta decisión depende del empresario, el mismo trabajador puede tomar una determinación al respecto en caso de advertir que su integridad física corre peligro, sin que el empresario o jefe tenga posibilidad de tomar represalias contra los mismos si la situación esta debidamente justificada.

 

Si un empresario, por acción u omisión, pone en riesgo e impide que sus trabajadores paralicen su actividad laboral ante un riesgo climatológico potencial, podría ser multado con una cantidad oscilante entre los 6.251 euros y los 187.515 euros, según indica la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social.

 

Sin embargo, la ley no es tan clara al respecto cuando aún no estamos en nuestro puesto de trabajo y dudamos si desplazarnos ante este tipo de riesgos. En estos casos lo recomendable acreditar el riesgo para nuestra integridad física que puede conllevar el desplazarnos hacia nuestro trabajo. Con ello y un poco de sentido común por parte de los empresarios, no debería existir mayor problema, aunque en cualquier caso existen ya varias sentencias de referencia en las que trabajadores ganaron la partida a sus empresas en situaciones muy similares.

Usuarios