El trabajo con pantallas y su exposición continuada a ellas supone un riesgo laboral que puede derivarse en distintas patologías. Es un deber del empresario el estudio y adaptación de aquellos puestos de trabajo que puedan suponer un riesgo y pueda dañar la salud de sus trabajadores.

El uso de pantallas se ha impuesto en todas las actividades productivas de forma masiva en el día a día de los trabajadores, sobre todo aquellos que se realizan en una oficina.

Existen diversos factores de riesgo a la exposición a PVD(Pantallas de Visualización de Datos) que podemos agrupar en tres grupos:

  • Relacionados con el equipo: Pantalla, ratón, teclado, mesa y asiento.
  • Relacionados con el entorno: Iluminación, espacio, temperatura, reflejos, acústica...
  • Relacionados con la organización del trabajo: Formación del personal, postura, protección de los ojos, duración de la jornada, etc.

Y estos son los efectos que pueden provocar según el Protocolo de Vigilancia de la Salud Específica Pantalla Visualización de Datos:

  • Fatiga visual: Que se agrupan en molestias oculares(ojos secos, tensión ocular, lagrimeo, picores), trastornos visuales(borrosidad de los caracteres de la pantalla, dificultad para enfocar de los objetos, imágenes desenfocadas o dobles, fotofobia) y trastornos extraoculares(cefaleas, vértigos o mareos especialmente en afectos de déficit visuales mal corregidos, ansiedad, epilepsia fotosensitiva, adopción inconsciente de una postura determinada para evitar reflejos, molestias nuca y columna vertebral por distancia excesiva del ojo a la pantalla).
  • Fatiga física: Disminuye la capacidad física del individuo por la tensión muscular debido al esfuerzo excesivo del sistema psicomotor o por una tensión excesiva del conjunto del organismo. Los principales síntomas se presentan a nivel de columna vertebral en forma de dolores en cuello y nuca, contracturas, hormigueos, cansancio, codo de tenista o túnel carpiano. La causa suele ser el mantenimiento de una postura estática ante la pantalla y un mal hábito postular que proviene de anomalías visuales no corregidas.
  • Fatiga mental:Esta es debido al esfuerzo mental excesivo y se manifiesta en forma de trastornos neurovegetativos y/o psicosomáticos, perturbaciones psíquicas y trastornos del sueño.
  • Alteraciones cutáneas:Como puede ser la Lipoatrofia Semicircular atribuida a las condiciones ambientales y ergonómicas de los puestos de trabajo o irritaciones en la piel y reacciones alérgicas en cara, cuello o manos por el ambiente seco y la electricidad estática producida a nivel de pantalla.

¿Como podemos prevenir estos daños?

Atenea Prevención os aconseja seguir estos consejos básicos para prevenir los daños causados PVD:

  • Diseño ergonómico adecuado del puesto de trabajo
  • Detección y evaluación de riesgos
  • Adecuadas condiciones ambientales
  • Formación específica de los trabajadores
  • Mantener buena forma física
  • Cuidar la postura y respetar las pausas en el trabajo
  • Utilizar la adecuada corrección óptica de la agudeza visual ante defectos de la misma
  • Una correcta vigilancia de la salud preventiva protocolizada

Usuarios