El uso de productos químicos ¿Existe algún riesgo añadido por estar embarazada?

El artículo 26 de la Ley 31/1995, de prevención de Riesgos Laborales, recoge la protección de trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos. Concretamente se específica que habrá que tener en cuenta en las evaluaciones los factores de riesgo que puedan afectar tanto a la procreación, como la fertilidad o al desarrollo de la descendencia. Entre dichos factores hay que tener en cuenta la exposición a agentes físicos, químicos y biológicos. 

Pongamos como ejemplo los productos químicos. En muchos de ellos encontraremos recogidas en sus fichas de seguridad o etiquetado una serie de frases R (Reglamento sobre clasificación, envasado y etiquetado de sustancias peligrosas, aprobado por el Real Decreto 363/1995) o frases H (Reglamento (CE) n.º 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008) que nos indican dichos riesgos:

  • R46 Puede causar alteraciones genéticas hereditarias.
  • R62 Posible riesgo de perjudicar la fertilidad.
  • R63 Posible riesgo durante el embarazo de efectos adversos para el feto.
  • H340 Puede provocar defectos genéticos.
  • H341 Se sospecha que provoca defectos genéticos.
  • H361 Se sospecha que perjudica la fertilidad o daña al feto

No podemos olvidarnos que dichos riesgos no se derivan solo de la naturaleza intrínseca del producto, sino también de las condiciones de uso del mismo, del entorno en el que se manejen, de las posibles reacciones con otros productos o del proceso productivo.

Imaginemos una empresa del sector de artes gráficas en el que el tratamiento de determinadas superficies, tintas o productos químicos con equipos que emitan luz ultravioleta da lugar a reacciones sobre los mismos que liberen al ambiente vapores nocivos. Evidentemente no solo se tendrá en cuenta el uso del producto y el proceso productivo, sino la concentración que pueda darse en el ambiente en función de la ventilación, existencia o no de extracción, duración del proceso, etc.

Por todo ello, habrá que estudiar cada caso, analizar los factores que puedan contribuir al nivel de exposición del riesgo, realizar mediciones higiénicas, y una vez dispongamos de los datos suficientes, aplicar las medidas preventivas mas adecuadas (modificación del proceso productivo, sustitución de productos, extracción localizada, etc), siempre sin olvidarnos de adaptar el puesto a la trabajadora y en caso necesario cambiarla de puesto.

 

 

AVISADOR DE VUELCO, ¿LO CONOCIAS?

Muchos de los accidentes mas graves, en ocasiones mortales, producidos en el sector agrícola son el vuelco de  un tractor.

Por ello, en 2017, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) publicó dos notas técnicas de prevención relativas al mismo. Una de ellas concierte a la estabilidad frente al vuelco (NTP 1086) y la otra, a la prevención del riego de vuelco (NTP 1087).

La probabilidad de vuelco de una máquina en movimiento como es un tractor va variando en todo momento en función de parámetros como son la velocidad, el terreno (irregularidades, inclinación, obstáculos…), accesorios, contrapesos, aperos arrastrados por el mismo, etc. El ángulo de vuelco por tanto varía constantemente. 

Existen en el mercado dispositivos que miden la inclinación de la maquinaria en momentos específicos, pero en el caso del tractor existen como hemos visto más factores que propician el vuelco.

Un dispositivo mas adecuado es un estabilómetro, el cual analiza diversos factores  constantemente emitiendo una señal acústica cuando la probabilidad de vuelco supera determinado umbral. Este dispositivo analiza en tiempo real la estabilidad dinámica del tractor.

 

Usuarios